UNOS PIENSAN QUE EL MUNDO SE MUEVE POR DINERO, Y OTROS QUE  POR AMOR

UNOS PIENSAN QUE EL MUNDO SE MUEVE POR DINERO, Y OTROS QUE  POR AMOR

Un viernes de febrero de 2018 y como casi todos los viernes, varios del Estudio en el que llevábamos tiempo trabajando haciendo webs, apps, y un sin fin de proyectos digitales, fuimos a comer a nuestro sitio favorito de Malasaña, un barrio de moda de Madrid.

Es un bar de toda la vida donde se come bien, saben tirar cañas, nos tratan estupendamente, y donde parece que compiten por ver quien de todos los que ahí trabajan es más majo. Nos encanta.

Ese día Candela, «la de marketing», nos contó que Bruno, un programador magnífico y muy querido por todos se casaba en junio.

 

Bruno es de esas personas que sabe mucho y que nunca dice que sabe, y además disfruta compartiendo y ayudando a los demás con sus trucos y todas las infinitas herramientas online que conoce, para como él siempre dice «trabajemos lo menos posible». Otro majo.

 

Total, que decidimos que queríamos hacerle un regalo.

 

Y salieron muchas ideas.

Algunas muy locas como regalarles un acuario gigante con leds y muchos peces raros, o alguna del tipo experiencia como tirarse con un parapente desde alguna montaña.

 

Muchas ideas, muchas, y algunas que podrían hasta prometer.

Pero era difícil ponernos de acuerdo.

 

En eso que Nadia, una de nuestras diseñadoras, también magnífica, tuvo la idea brillante, y digo brillante porque hubo total unanimidad, de que podríamos hacerles para la boda unas invitaciones digitales que pudieran compartir con sus familiares y amigos simplemente enviando un enlace por WhatsApp.

 

Luego Nadia nos explico que la idea le vino por una conversación que tuvo con Bruno días atrás sobre lo difícil que resultaba elegir entre tantas invitaciones que hay en Internet y hasta en tienda, y sobre todo lo desesperada y cansada que estaba su pareja, Laura, que es quien se ocupaba más personalmente de ese asunto. 

Y así, con no mucho tiempo por delante, cada uno hicimos lo que se nos daba mejor hasta crear una invitación muy diferente a lo que había entonces en el mercado. 

 

Fue un tiempo intenso de esos que yo al menos no olvidaré jamás.

 

Había mucha complicidad entre todos, mucha pasión, pique divertido, buen rollo, y sobre todo mucho amor y ganas de que lo que saliera fuera muy especial.

 

Yo me casé hace tiempo, pero recuerdo que tuve unas sensaciones muy parecidas a las que al menos yo sentí cuando decidí hacerlo e iniciar la maravillosa y estresante aventura de organizar la boda.

¡Lo queremos ya y lo queremos perfecto!

 

Y para cuando ya teníamos algo que nos gustaba mucho a todos, engañamos a Laura con una tontuna para que se acercase a la oficina, y ya juntos los dos les hicimos una presentación curiosa del regalo, les enseñamos como funcionaba, y les emocionó y pareció genial, y no solo a ellos, porque según nos contaron a la vuelta de su viaje de novios, también había gustado y sorprendido mucho a la mayoría de sus invitados.

Destacaron lo fácil que había sido confirmar la asistencia o reservar plaza en los autobuses de traslado, a otros les gustaron los mapas porque les ayudó a  llegar o se hacían una idea rápida de por donde eran los sitios, a otros la originalidad, o el poder ver todas las fotos que los invitados iban subiendo,…

 

Y de ahí nos salieron encargos, y luego más, hasta que un día, en febrero de 2019, y después de oír muchísimas veces que nuestras invitaciones molaban mucho, decidimos llamar a este proyecto molaboda.

 

En estos años el mundo se ha dado la vuelta y nos ha enseñado que el secreto de la supervivencia no es otro que la adaptación.

Hemos encontrado lo que para nosotros es la forma ideal de trabajar, a veces desde casa, y a veces en nuestra oficina en Malasaña, donde nos reunimos, donde seguimos quedando casi todos los viernes, y donde compartimos juntos la satisfacción de haber conseguido que en la actualidad molaboda sea la empresa dedicada a la creación de invitaciones de boda digitales mejor posicionada y valorada en Google por sus clientes en España, y aunque tenemos fijado un tope de las invitaciones por mes que hacemos en España porque no creemos en el crecimiento ilimitado dejando en el camino la calidad, hemos ya reservado un tiempo para hacer unas pocas en países de Latam, desde donde nos están empezando a llegar solicitudes.

 

 

Mi nombre es Jesús y tengo la certeza de que cuando las cosas se hacen porque deseas hacerlas de verdad, te salen de dentro, y encima las haces por amor… el Universo, Dios, o como cada uno lo quiera llamar, te lo devuelve con creces.

 

Entiendo de diseño, desarrollo web, muy poco o nada de Meta, y ahora me ocupo de coordinar a Nadia, Beatriz, Bruno, Alex, Candela, y Alberto, y sobre todo de supervisar que vuestra invitación sea hecha con el mismo cuidado y cariño que pusimos en la de Laura y Bruno.

 

Gracias por mostrar interés en nuestro producto.

Gracias

SIMULADOR DE PRECIO

Nuestro precio depende de las secciones que se quieran, y podéis verlo con nuestro simulador.

Y ahora, por unos días, promoción con descuento (cosas de Candela)

Acepto recibir solo 5 emails de molaboda y poderme dar de baja con un click
Marketing por

Te llegará inmediatamente un email con el regalo e información importante.

Chequea por favor que no está en SPAM.

*Recibirás un email con un enlace directo por si más adelante quieres volver al SIMULADOR

*Otro enlace a un formulario por si queréis solicitar una prueba personalizada

*Y de REGALO una plantilla Excel, poderosa y muy sencilla, para gestionar a los invitados

MOLABODA 2022

ESPAÑA  |  LATAM